Unos días en el Baix Empordà

El Baix Empordà es una comarca catalana cuya capital es La Bisbal de l’Empordà. Con 36 municipios, se sitúa en la posición 22 de las comarcas con más superficie de Cataluña. Se trata de una zona muy marcada tradicionalmente por la agricultura y la ganadería como fuentes de riqueza de la población.

Dos horas para poder empezar a hacernos con las medidas y la conducción cómoda de nuestra autocaravana de alquiler. Es lo que tardaremos desde Playverd hasta La Bisbal de l’Empordà (hyperurl.co/5x1rek).

Y ya sabéis qué toca ahora. Buscar un buen sitio para pasar las noches. En la calle dels Castellets 2, en Palafrugell, tenemos un mirador de la cala El Golfet en el que se puede aparcar y levantarse con unas vistas espectaculares a la cala. Eso sí, hay que vigilar los fines de semana porqué podéis encontrar ruido.
En la calle Sa Nau Perduda 9, en Begur, tenemos otro parking con bonitas vistas al mar. Se trata de una zona tranquila en la que pasar la noche y, como en la anterior, levantarse con unas vistas dignas de otro mundo. En Sant Feliu de Guíxols, en el número 50 de la Calle de la Via del Tren, hay un sitio muy tranquilo y seguro donde, además, podemos disfrutar de la playa. Cuenta con todos los servicios y con una propietaria que es un amor. Y bueno, nos sabe mal hacernos pesados pero es que el entorno, como en las otras dos recomendaciones, es magnífico.

Empecemos. Por ejemplo, por Calella de Palafrugell. Uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava, con sus casitas blancas, sus calles empedradas y los barquitos esperando en el agua. Cada cala parece única y conforme avanzamos por el Camí de Ronda, vamos descubriendo playas con más encanto.

Otra opción son las Illes Medes, un archipiélago que forma parte del Parque Natural del Montgrí. Cuenta con siete islas y constituye una de las reservas de flora y fauna marinas más importantes de esta parte del Mediterráneo. Por lo tanto, os recomendamos encarecidamente el submarinismo y snorkel en esta zona.

Como veis, serán unos días pasados por agua. Antes de mojarnos, eso sí, podemos relajarnos dando una vuelta por el Parque de los Estanques de Platja d’Aro, echar la tarde en el Parc Aventura de Sant Feliu de Guíxols, con emocionantes circuitos instalados en los árboles para pasar de árbol a árbol a través de puentes tibetanos, escaleras, tirolinas… Y un montón de actividades más, o el Parque de Atracciones Coqui, que cuenta con todo tipo de juegos y zonas de recreo pensadas para los más pequeños. Dispone de camas elásticas, hinchables, autos de choque, botes de agua, mini karts, mini quads…

Y ahora sí, al agua patos. En Aquadiver, en Platja d’Aro, disfrutaremos de diferentes atracciones como piscinas de olas, ríos rápidos, toboganes, kamikazes y las pistas blandas. Todas orientadas para todo tipo de públicos. El espacio perfecto para pasar días inolvidables con toda la familia.

Si nos apetece un poco de acción es el momento de las rutas. Por ejemplo a Las Gavarres, un macizo de cerca de 350km2 que es considerado Espacio de Interés Natural desde 1992. Cuenta, además de una altura de 537m sobre el nivel del mar, con un legado megalítico importante, entre los que destacan la cueva de Daina y el menhir de la Murtra. Las rutas están señalizadas.
Antes de ponernos las botas comiendo, nos las ponemos literalmente para hacer la ruta que nos lleva al Castillo del Montgrí. Importante llevar agua también y algún complemento que pueda cubrirnos del sol en caso de que de fuerte, y ya estamos preparados para subir.

A comer. La parada podría ser, por ejemplo, en La Cantonada. Se trata de un restaurante familiar de La Bisbal de l’Empordà abierto desde 1999. Su cocina es sencilla, pero imaginativa, fusionando platos tradicionales con toques personales de sus cocineros. El producto de temporada es el elemento clave y diferencial para configurar su oferta gastronómica. Otra posibilidad es el Mas Pi. Se encuentra en Verges, y es un restaurante diferente. ¿Qué por qué? Fácil. Promociona el arte con exposiciones temporales que modifican el entorno cada vez que los visitas. Son 7 espacios diferentes para disfrutar de la masía del s.XVI y de su menú saludable, de km 0 y mediterráneo.

A mí el agua me relaja. No sé a vosotros pero ir al Kayak del Ter y hacer el descenso fluvial por el río me parece una de las mejores opciones a tener en cuenta. Hay alguna parte en la que ter mojas pero no es lo habitual. De todas maneras, es obligatorio saber nadar para poder participar de esta actividad.

Si lo que os apetece es algo más… tranquilo, podemos visitar el núcleo histórico de Castell d’Aro, donde se encuentra el Museo de la Nina con una colección de más de 800 muñecas. La evolución de la cultura, la forma de vivir, las costumbres de distintas épocas y países del mundo… a través de las muñecas. Otra opción de museo es el Gran Museu de la Màgia de Santa Cristina d’Aro. Lo encontraremos en una masía típica catalana del s.XVIII y allí podremos ver una importante colección mágica recaudada por el ilusionista Xevi a lo largo de su trayectoria artística por el mundo. La Federación Internacional de Sociedades Mágicas (FISM) le dio el guardón de museo de magia más grande y original del mundo.

Sigamos con las visitas. El monasterio de Sant Feliu de Guíxols, que aparece por primera vez en unos documentos en el año 968, contiene una iglesia de estilo gótico, con una fachada principal de origen románico y con la parte alta construida entre los siglos XIV y XV. Otra cosa que podemos hacer es conocer la parte medieval del Baix Empordà. Hay cierta variedad de pueblos con aire medieval, como Pals, Peratallada, Ullastret y Monells. Se trata de un recorrido de poco más de 30kms que nos regalará paisajes y escenarios dignos de ver.

Hemos vuelto a pasar unos días magníficos, de un lado para otro, conociendo, viendo, escuchando y probando cosas nuevas. Porque sí, porque la autocaravana nos da esa libertad.

No hay comentarios

Agregar comentario