Hoy nos espera el Alt Empordà

La aventura de hoy nos lleva al Alt Empordà. Esta comarca de la provincia de Girona, de clima seco pero con bastantes precipitaciones y con la característica tramontana, tiene en Figueres su capital.

No perdamos las viejas costumbres si son buenas. Visitaremos Playverd para alquilar nuestra casa para el fin de semana, en forma de caravana o autocaravana. Desde ahí, llegar a Figueres nos llevará un poco más de 2 horas por la AP-7 hyperurl.co/4k822g.

Lo primero, ya en la capital, será encontrar sitio para pasar la noche. Si nos seguís ya sabéis que es lo primero que hacemos siempre. En la C-252, salida 206 a la altura de Peralada, tenemos un área de autocaravanas pública y gratuita. Se trata de un parking equipado con servicios y ubicado cerca del casco antiguo, rico en patrimonio y comercios locales. Ideal para familias. En el camí del Molí, en Cabanes, encontramos una tranquila casa de campo rodeada de campos de cultivo. Un área de autocaravanas de pago, simple y funcional. Por último, en la carretera de Port Bou, en Figueres, tenemos un aparcamiento gratuito de acceso fácil, eso sí, sin servicios.

Ya sabemos dónde dormiremos. Momento para empezar la aventura. Podemos iniciarla en Figueres, la capital de comarca. Hablamos de una ciudad la mar de completa a cualquier nivel. En particular podríamos visitar el Museo del Juguete, la Fundació Gala Salvador Dalí, el Museo del Empordà o la Iglesia de San Pedro, entre otras cosas. Sigamos.
Sant Pere Pescador es un municipio del golfo de Roses, a orillas del río Fluvià, y que cuenta con una playa de arena fina cercana al Parque Natural de las Marismas del Empordà. Otro espacio para descubrir es la Gola del Fluvià, un paraje natural único.
Por último, Cadaqués, donde conviven una gran variedad de playas y calas que, por belleza y singularidad, son únicas en toda la Costa Brava. La cala Portlligat es una de las más conocidas, pues fue ahí donde residió Dalí durante mucho tiempo. De hecho, una de las visitas típicas es a la Casa-Museo Dalí. Por último, el Cabo de Creus. Catalogadas hasta 800 plantas, un gran número de animales terrestres y acuáticos, coral rojo y minerales como las cuarcitas hacen de este emplazamiento una obligación.

¿Queréis más? Tenemos más. Nos vamos a las estrellas gracias al Observatori Astronòmic Albanyà. Podemos disfrutar de un bautizo astronómico, una experiencia sensorial única con un recorrido audiovisual por el firmamento adaptando el contenido a las circunstancias meteorológicas del momento. Más. La Ciutadella de Roses incluye el yacimiento arqueológico de poco más de hectáreas y el museo de historia, que explica cronológicamente la evolución de la población en los últimos 2.500 años. Hablando de construcciones antiguas, no podemos dejar de lado las ruinas de Empúries. Los griegos se establecieron aquí a principios del siglo VI a.C. y más tarde los romanos iniciaron la romanización desde esta zona.

Nos vamos al agua. Primero visitando los Aiguamolls de l’Empordà, el espacio perfecto para evadirte, descansar, renovarte y fortalecerte gracias a la naturaleza que te rodea. Después en Aquabrava, que cuenta con 19 atracciones, 6000m2 de piscinas, excitantes toboganes, inacabables descensos, piscinas relajantes, ríos bravos… Zona para niños, zona de adrenalina y zona de relax. O lo que es lo mismo, el sitio perfecto para pasar un día perfecto.

Sí, yo también me muero de hambre. El Corral de Llers nos ofrece ensaladas, embutidos, platos de jamón, carnes a la brasa… Situado en Llers, su carta está basada en productos frescos de primera calidad. Además, puedes comprar esos productos en la tienda. El Restaurant Alt Empordà, en la carretera de Figueres a Olot, es otra de las recomendaciones. El arroz caldoso es nuestra debilidad… Para terminar, el Restaurant & Hotel Rural El Molí, un referente comarcal con un trato familiar y acogedor. Cocina tradicional basada en los productos de temporada, añadiendo un punto creativo y actual a los platos de siempre.

Hecha ya la paradita técnica para comer, nos desplazaremos al Cap de Creus, un conjunto único en el mundo por su configuración geológica y afloramientos. La tramontana ha hecho de las suyas y la erosión ha provocado la aparición de formas que han transformado el paisaje de una manera muy especial. Cautivos de la naturaleza que nos envuelve, la playa del Bonifaci es una pequeña cala de no más de 90 metros de longitud pero con aguas limpias y cristalinas. Además cuenta con todos los servicios necesarios para poder pasar el día descansando a la orilla. Terminadas estas visitas, L’Escala nos espera. Un destino con una gran diversidad de propuestas para toda la familia: podemos volar en globo, hacer senderismo o buscar una playa para relajarnos. Otro ‘stop’ obligado es en Peralada. Así, a bote pronto, las visitas imperdibles serían al Claustro Románico y Museo de la Vila, la Ruta Histórica para descubrir los principales elementos patrimoniales, el Museo del Castell de Peralada, las Cavas del Castell de Peralada, el Parque del Castell y Vilanova de la Muga, un municipio de 250 habitantes.

Si no buscáis relajación el SkyDive Empuriabrava es vuestro sitio. Se trata de la zona de salto en paracaídas bás buscada a nivel internacional. Todo en un entorno natural y único. Perfecto para los que queráis probarlo por primera vez pero también para aquellos que le han cogido el gustillo. Si lo que os gusta son los cielos, Globus Empordà nos ofrece la posibilidad de vivir una experiencia a bordo de uno de los suyos. Surcar los cielos a través del impulso del aire… ¿Hay algo más natural en este mundo?

Del cielo al suelo. Sí, la frase es un tópico, pero es la realidad. En Figueres está el Museu del Joguet de Catalunya (Museo del juguete), dónde de martes a domingo podemos encontrarnos con las donaciones de más de novecientas personas, convirtiendo el museo en uno de los referentes en materia de juegos y juguetes a nivel internacional.

Aún nos quedan algunas cositas por hacer. Por ejemplo, visitar el Monasterio de Sant Pere de Rodes, que se levanta en una de las cimas de la sierra de Rodes. Hablamos de uno de los numerosos testigos de la arquitectura románica catalana, pero uno de los más sofisticados arquitectónicamente. También podemos conocer la Casa-Museo Salvador Dalí, en Portlligat, dónde el maestro trabajó y vivió habitualmente desde 1930 hasta la muerte de su esposa Gala en 1982.

Ahora sí, para acabar, conoceremos el Faro de Cala Nans. En la bahía de Cadaqués y tras una excursión de 5kms ida y vuelta, descubriremos la orilla meridional de esta bahía, un área relativamente virgen que nos adentra por un paisaje rocoso y la playa de Sa Sabolla.

Como siempre, ya sabéis que nada de esto sería posible sin las facilidades que nos dan las autocaravanas a la hora de desplazarnos y ofrecernos todo aquello que necesitamos.

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario