¿Conocéis el Pallars Jussà?

Nuestra ruta de hoy nos llevará al Pallars Jussà, comarca de la provincia de Lleida que, junto al Pallars Sobirà, forma el territorio histórico del Pallars. La capital es Tremp, que se encuentra en una depresión, la cuenca de Tremp, el punto de confluencia de los caminos que comunican el llano con la montaña. Su economía se basa en la explotación ganadera y en la agricultura, aunque el turismo ha estado ganando fuerza los últimos años.

Lo primero, como siempre, recoger nuestra autocaravana o caravana de alquiler en Playverd. El viaje hasta Tremp nos llevará 2.20h por lo que podremos conocer a la perfección nuestro vehículo y empezar a disfrutarlo (hyperurl.co/zsbck6).

Para pasar la noche iremos a la Pobla de Segur, en el 15 de la C-13, donde podremos usar gratuitamente todos los servicios que necesitemos. Es posible que lo encontremos un pelín lejos del centro pero vale la pena. La tranquilidad es lo que cuenta.

También en la Pobla de Segur, en el número 8-9 del Paseo Josep Borrell Fontelles, tenemos un espacio ancho, grande, y próximo a un río. Ideal para pasar la noche con calma. Otra opción es en Tremp, en el 1 de la calle Acadèmia General Bàsica de Suboficials. Cuenta con servicios básicos gratuitos y electricidad, y es vecino a un área de picnic.

Pobleta de Bellveí

Lo primero que visitaremos será La Pobleta de Bellveí. El núcleo que tiene más población del valle cuenta con una iglesia parroquial dedicada a Sant Feliu. Desde ahí se inicia una ruta muy interesante desde el punto de vista paisajístico y medioambiental, que permite conocer el lago de Montcortés. Se trata de un lago de origen cárstico, a diferencia de los que se encuentran en la parte más alta del río Flamisell, que tienen su origen en las glaciaciones.

Sant Vicenç de Capdella

Y es que La Pobleta de Bellveí está situada en la Vall Fosca, al norte del Pallars Jussà.
La Vall Fosca ofrece un amplio abanico de actividades, tanto para invierno como para verano: cicloturismo, excursionismo, barranquismo, actividades de nieve, caza, pesca, itinerarios artísticos… Uno de sus encantos más desconocidos es el patrimonio arquitectónico, del que destaca la iglesia de Sant Vicenç de Capdella, una joya del románico.

Embalse Sant Antoni

Al salir de ahí podemos visitar el embalse de Sant Antoni. Fue construido entre los años 1913 y 1916 y es donde desemboca el río Noguera Pallaresa. En su momento fue la presa de retención de agua más grande de Europa y la cuarta del mundo. En la actualidad se trata de la superficie de agua dulce más grande de toda Catalunya. El nombre le viene dado de la ermita de Sant Antoni de Susterris, que quedo sumergida bajo las aguas y solo sale a la luz cuando el embalse está a un nivel de agua muy bajo. Se trata de un sitio ideal para practicar todo tipo de deportes náuticos y para disfrutar de la tranquilidad de las playas y calas que encontramos y a las que solo se puede llegar en barca. El senderismo, nordic walking, BTT o las rutas en 4x4 son, también, actividades propias del lugar.

Otra opción es coger la mochila, un bañador y unas bambas cómodas, y subir a hacer una ruta por Sant Maurici hasta llegar al estanque de las Obagues de Ratera. Un ibón de origen glaciar situado en el Valle de Espot, dentro del Parque Nacional d’Aigüestortes i Sant Maurici a 2226m de altura. Se trata de una ruta que nos regalará vistas maravillosas tanto durante el camino como al llegar al destino. Y no solo eso, sino que no tenemos por qué quedarnos en el estanque. Podemos seguir subiendo  y llegar, por ejemplo, al Port de Ratera. Vale muchísimo la pena.

Obagues de Ratera

Hora de comer. En Salàs de Pallars encontramos la Era del Salasse, un restaurante italiano con opciones vegetarianas, veganas y sin gluten en el que podemos comer cualquier tipo de pizza, pasta o incluso comida mediterránea. Las pizzas son de lo más recomendable, el nivel está altísimo. Y sí, dejan entrar también a las mascotas así que podéis ir todos.

También en Salàs de Pallars está la Era de Balust, un restaurante en una era típica pallaresa donde se conserva todo el encanto de estos espacios. La terracita en verano o la acogedora chimenea en invierno son, en si mismas, razones suficientes para ir. Pero es que además el producto es buenísimo. Carnes a la brasa, bocadillos, ensaladas, tapas, tostadas, picoteo, cazoletas de pescado y marisco…

Otra opción, comida mediterránea y de la zona, es en Figuerola de Orcau. El restaurante se llama Xic’s Cal Borrech y también tiene opciones vegetarianas y sin gluten. Destacaremos, además obviamente de lo que viene siendo la comida, los vinos de la bodega. Hablamos de un restaurante de trato familiar, en un local cálido y original con producto de proximidad. Toda una experiencia.

Conca de Tremp

Ahora que ya hemos cargado baterías, tenemos varias opciones. Podemos optar por las rutas, por la Conca de Tremp y la Terreta, o por el camino del Barranco del Bosque y Roca Regina. Incluso senderismo de la Pobla de Segur a Montsor.

Ermita de la Pertusa

Otra cosa que podemos hacer, y que vale muchísimo la pena, es ir a la Ermita de la Pertusa. Está situada en lo más alto del espolón de roca que se levanta al otro lado del embalse de Canelles. Hablamos de una ermita románica situada en el pre-pirineo de Lleida. Por su situación constituye un mirador excepcional sobre el embalse. Las imágenes hablan por si solas.

Botigues Museu Salàs

La última recomendación que os daremos es ir a les Botigues Museu Salàs. Ahí encontraremos ocho tiendas: una farmacia, estanco, un ultramarinos y coloniales, la merecería y perfumería, el quiosco, la imprenta, el café y la barbería. Se trata de un proyecto en el que se hace un recorrido por los cien años de vida cotidiana utilizando los escenarios, productos e imágenes.

No hay comentarios

Agregar comentario