¡Y ahora nos toca el Baix Penedès!

Hoy nos subimos a la autocaravana para visitar el Baix Penedès. Una comarca que cuenta con 14 municipios y una superficie de casi 300km2. Como imagináis, conduciremos hasta el Vendrell, su capital, pero antes buscaremos dónde poder pernoctar.

Para pernoctar nos hace falta una autocaravana, o una caravana, por lo cual iremos a Play Verd a alquilar una. De ahí a El Vendrell tenemos solo unos 20/25 minutos de trayecto (hyperurl.co/936h17).

Ahora que ya hemos llegado a El Vendrell, buscaremos dónde pasar la noche. En el número 244 del Passeig Marítim de Sant Joan de Déu, en Calafell, tenemos una zona dónde podremos pernoctar. Tranquila, al lado del mar, con luz y agua gratis y con vigilancia. Otra opción es el área privada de la Calle Aneto, en Roda de Barà. Hablamos de un área tranquilo, privado y a la sombra. A 200m del paseo marítimo y con ducha y electricidad.

Ya instalados, es momento de empezar con las visitas. La Ciutadella Ibèrica de Calafell, nombre con el que se conoce el yacimiento arqueológico de Alorda Park, en la Costa Daurada de Tarragona. Se trata de un yacimiento en el que se ha aplicado arqueología experimental. Excavado desde 1980, es un recinto fortificado que se fundó a principios del siglo VI aC en época ibérica.

Otro plan posible es ir a la playa. La de Comarruga, por ejemplo, con su arena fina y suave, sus 2.3kms de longitud y una fauna y flora representativa de más de la mitad del litoral catalán. Ahora que ya nos hemos dado un chapuzón y estamos bien fresquitos, vamos a movernos un poquito. En Calafell Aventura tenemos un montón de actividades: 4 circuitos de tirolinas, Golf Aventure, Laser Tag Experience, Rocódromo, camas elásticas, pista de moto, toro mecánico, tirachinas humano…

Y claro, como no, después de un buen ejercicio, y más con este calor, ¿qué apetece? Pues de nuevo algo de agua, ¿no? Por ejemplo, en el Aqualeon, dónde podemos pasar un día inolvidable gracias a la gran variedad de atracciones que hay. De hecho podemos escoger entre distintos ‘moods’: Adrenaline Fun, Family Fun, Kidzworld y Chill Out & Play. Depende de lo que te apetezca, tú decides. Como puedes decidir ir al Diver, un parque lúdico en el que encontraremos diferentes circuitos para evadirte de la realidad, dejar correr la imaginación y disfrutar de la experiencia de vivir en los árboles como si fueras el mismísimo Tarzán.

¿Y qué me decís de la Giralda? Bonita, ¿eh? Lástima que solo podamos verla en Sevilla… Y en el Arboç. Hay que concertar visita para verla, pero esta réplica mimética de 52 metros se ha convertido en uno de los elementos más emblemáticos de este municipio.
Esta es una ruta de contrastes. Pasamos de la Giralda d’Arboç a una ruta por las calas de la zona. Empezaremos en la playa de Sant Cristòfol, delante del Faro de Vilanova y, a través de un recorrido de 6kms de ida y los mismos de vuelta, por un terreno pedregoso pero sin desniveles, podremos disfrutar de unas vistas increíbles del mar.

Antes de ir a comer, tenemos alguna opción más. Atentos porque son actividades físicas. Hablamos de las rutas de Senderismo en Sant Martí Sarroca. Hay una gran variedad dependiendo de la dificultad, de los kilómetros que quieras recorrer…  Así que si queréis abrir el estómago y acabar cansados para poder ir a comer tranquilamente y disfrutar de la sobremesa, calzaros las botas de montaña y dad un paso al frente. ¡Lo agradeceréis luego!

Ahora sí, el hambre nos vence. La primera propuesta es L’Ancora Restaurant, en l’Avinguda de Sant Joan de Déu 2 de Calafell. Marisco, comida mediterránea y del país. Y también opciones sin gluten. La calidad de su producto es su punto fuerte, además de la abundancia en cuanto a comida. La otra opción que os proponemos es el restaurant STIL,  que mezcla una decoración moderna con su gastronomía catalana de temporada. Se encuentra en el Carrer del Mar 10 de El Vendrell y os recomendamos encarecidamente sus carnes.

Baterías cargadas. Vamos a movilizarnos. Lo primero que haremos será conocer la Vil·la Casals, la casa que se hizo construir Pau Casals en el barrio marítimo de Sant Salvador, a pocos kilómetros del Vendrell. Al principio concedida como una casa de veraneo, para acabar convirtiéndose en un edificio destacado, con un jardín, sala de conciertos y unas salas para exponer la colección de arte.

Otro museo que vale la pena es el de Cau del Tauró, el único monográfico sobre el mundo del tiburón en toda Europa. Acoge la tercera colección más importante sobre esta temática a nivel mundial, con exposiciones de más de cien especies de este animal.
El Museu Deu, también en la zona, en uno de los testimonios más importantes del coleccionismo catalán del siglo XX. Se ubica en una antigua casa señorial completamente remodelada para acoger pinturas, dibujos y acuarelas.
Una tercera opción museística es la Fundació Josep Cañas, la casa donde nació el escultor en 1905 y que fue habilitada como museo en 2001. Contiene el legado hecho por el artista en 1998, compuesto por esculturas y dibujos que permiten un recorrido cronológico por las cuatro etapas fundamentales de su obra.

Por último, tras unos días de mucho trote, lo mejor será acabar en el Castillo de Calafell. Situado en lo alto de una colina, a pocos kilómetros del mar. El recinto fortificado reseguía las irregularidades del terreno. Su muralla sufrió ciertas modificaciones en el siglo XV para adecuarse a las nuevas tácticas defensivas. Vamos, lo que viene siendo un MUST en toda regla.

¿Y por qué podemos hacer todo esto? Porque la libertad que nos da nuestro vehículo, sea una caravana o una autocaravana, no nos la da nada más.

No hay comentarios

Agregar comentario